Compartir en

Irène Némirovsky

(1903-1942) nació en Kiev en el seno de una acomodada familia de banqueros judíos. Al verse atrapados en Moscú durante la Revolución rusa, decidieron huir a París. Allí, Némirovsky cursó estudios en la Sorbonne. Su segunda novela, David Golder (1929), publicada cuando tenía veintiséis años, fue un éxito rotundo. A ella siguieron obras como El baile (1930), Nieve en otoño
(1931), El vino de la soledad (1935) y Los perros y los lobos (1940), entre otras.

Cuando las tropas alemanas ocuparon Francia en 1940, se trasladó de París a Issy-L’Évêque con su marido y sus dos hijas. Allí empezó a escribir en secreto Suite francesa, su obra cumbre, que recibió el Premio Renaudot a título póstumo en 2004. A pesar de que su familia se había  convertido al catolicismo, Némirovsky fue arrestada y deportada al campo de concentración de Auschwitz, donde murió en 1942. Casi ochenta años después de su fallecimiento, Némirovsky está considerada una de las escritoras más importantes del siglo xx.

Compartir en

newsletter

Si deseas recibir información sobre nuestras actividades y novedades, te invitamos a suscribirte a nuestra newsletter.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.